Asistimos al curso de escultura de Patrick Masson en Madrid

7
4923

El primer fin de semana de junio asistimos al curso de Patrick Masson, una oportunidad única de aprender escultura de uno de los mejores creadores que existen ahora mismo en el mundo de la figura. Patrick es un escultor profesional que trabaja para varias marcas de miniaturas actualmente, y una muy en particular, la famosa fábrica de juegos CoolMiniOrNot (si seguís nuestros Imprescindibles con regularidad, seguro que os suenan todas sus creaciones Dragyiri para el juego Dark Age). Patrick trabaja todo tipo de escalas pero dado que trabaja para juegos, es habitual ver sus creaciones en tamaños de unos 35-40mm. Es especialmente llamativa la capacidad que tiene Patrick para afinar los detalles, con superficies de gran pulcritud, acabados afinados a la perfección… algo que hay que unir a la gracia especial que tienen sus planteamientos, así como su conocimiento de anatomía. Patrick esculpe siempre en físico (es decir, con masilla y herramientas manuales, en contraposición con la escultura digital que es la que está haciéndose con el mercado hoy en día) pero sus acabados parecen sacados de un ordenador. Tanto es así que hay gente que le llama ‘la impresora humana’ (y cuando ves sus esculturas en mano, se entiende perfectamente por qué).

El curso se celebró en La Catorce-Quince, en Madrid, y es el último del genial ciclo (Marc Masclans, Romain Van den Bogaert, Rafater y Patrick Masson) organizado por Banshee Studio. Un broche de oro para cerrar la temporada, que como los demás, también está estructurado en dos días de jornada completa. Patrick y la organización aportan prácticamente todo lo necesario en el curso: herramientas, alambre, corcho, masilla, un maniquín de referencia y un libreto con explicaciones y diagramas de gran utilidad. La idea del curso es esculpir de forma esquemática la anatomía de una figura humana de varón de unos 35mm de alto. Originalmente en los cursos de Patrick el objetivo era esbozar la anatomía de la figura completa, sin embargo, Patrick se dio cuenta de que era mucho más útil si como parte del material del curso se entregaba una mitad ya esculpida para que sirviese de referencia para la otra mitad. Al fin y al cabo se pueden usar simetrías y se utiliza el tiempo disponible de una forma mucho más eficiente. De ahí la gran utilidad del maniquín que Patrick aporta como material del curso.

El medio maniquí que se utiliza es una especie de ‘ecorché’, que es como se llama a la escultura de una estructura muscular completa. Digo “especie de echorché” porque realmente es un híbrido, ya que la figura tiene marcados una serie de puntos clave que siguiendo las enseñanzas de Patrick, nos sirven para comprender mejor cómo se comporta la musculatura en movimiento. La dinámica del curso es primero construir la estructura con alambre y prepararlo para usar masilla polimérica (Fimo Professional), y después esbozar la anatomía desde las piernas hasta la cabeza. El primer día da tiempo a completar las piernas y el torso, y en el segundo día el brazo, la cabeza y una serie de trucos y técnicas demostradas por Patrick para diferentes estructuras, así como peticiones específicas de los alumnos.

Ver a Patrick trabajar es una gozada, su dominio de la masilla es total. Es un gran experto de la materia y explica con facilidad y entusiasmo todos los pormenores de la anatomía, que luego se aplican en la figura. Algo que en principio es tremendamente complicado, se completa con relativa facilidad en el curso gracias a que se disponde de Patrick como guía en todo momento. Además, el profesor se detiene cada poco tiempo a revisar lo que hacen los alumnos para que nadie se pierda. La temática, que en un principio puede parecer algo árida para alguien que quiere aprender a modelar figuras de wargames, es absolutamente esencial. Es un curso en cierto modo “teórico” por el hecho de que se trata de un ejercicio para aprender anatomía, sin embargo es fundamental ya que gracias a esto se entiende mucho mejor la base de cualquier escultura. Además tiene una cosa muy positiva y es que el hecho de que se utilice medio maniquí ya hecho de guía hace que sea un ejercicio válido tanto para aquellos que se estén iniciando en la escultura, como para expertos en la materia. De hecho, en esta edición en Madrid tuvimos la ocasión de asistir al curso junto con escultores profesionales de Big Child Creatives, tanto escultores de físico como del mundo digital, por lo que no estamos diciendo ninguna tontería.

Lo que sí que es cierto es que, aunque se empieza desde el principio creando el maniquí con alambre y aprendiendo a manejarse con el Fimo, quizá sea conveniente tener un mínimo de experiencia en el uso de masilla, ya sea en la escultura o en conversiones. Para alguien que no haya tocado la masilla en su vida quizá se puede hacer un poco cuesta arriba, pero cualquiera que haya trasteado con masilla verde aunque sea para hacer una simple conversión, aprovechará sobremanera el curso. Eso sí, en cuanto te pica el gusanillo de la escultura en el curso, te quedarás con ganas de más. Los dos días pasan en un visto y no visto y querrás profundizar más en el mundo de la anatomía y la escultura. Las aplicaciones al mundo del modelismo son infinitas.

Esperamos por lo tanto una siguiente edición a modo de continuación del curso, que incluso tampoco sería descabellado repetir. El ejercicio realizado en el curso es extremadamente útil y se aprende mucho cada vez que se ejecuta. De hecho sería una buena idea hacerse con uno de los maniquís de Patrick para practicar por tu cuenta. En definitiva, un curso de escultura dedicado a la anatomía que se echaba en falta en el mundo de la miniatura y en particular con este tipo de formato, condensado y reducido en un fin de semana para facilitar asistencia. Para nosotros, un verdadero imprescindible, y si tenéis oportunidad y curiosidad sobre la escultura, no os lo debéis perder. ¡Muy recomendado!

Compartir
Pintor, escultor y gran entusiasta de las miniaturas, desde 2005. Apasionado de la comunidad, de eventos y convenciones, premiado en numerosas competiciones de todo el mundo, ingeniero, devoto del arte, profesor y jurado en concursos. ¡Concentrado en difundir lo que hacemos en el mundo de la miniatura!

7 Comentarios

  1. Hay que ver lo que chincha a veces no vivir cerca de Fraggle Rock/Madrid; aunque este curso decididamente, visto el nivel, me venía bastante grande.

    • La distancia sí es un problema… pero lo que sí debo decir es que el curso lo hubieras aprovechado seguro incluso si no tienes experiencia con la masilla… hubo un par de asistentes que si no recuerdo mal no habían esculpido nada jamás. 🙂

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here